EL VERANO
El primer día de vacaciones, fuimos a la graduación de mi hermano. Me gustó mucho la fiesta, los músicos y la comida que pusieron.
En las vacaciones, a veces, jugábamos con mi hermano y mi hermana: al fútbol, al ping-pong, a la Play Station, a juegos de mesa; con mi hermana pequeña , leíamos muchos libros...
También nos íbamos a la piscina de mis primos y a la de unos amigos, donde jugábamos con ellos a nadar, a pasarnos la pelota y a tirarnos a la piscina.
Algunas veces paseábamos con la bicicleta, con mi hermano y el resto de mi familia; subíamos hasta el mirador del parque de la “Asomadilla” , y ya arriba del todo bajábamos rapidísimo hasta abajo; eso fue una de las cosas que más me gustó del verano.
También nos fuimos a la playa de “Los Boliches”. Íbamos a la playa por la mañana, después de desayunar. Hacíamos castillos de arena con el cubo de mi hermana, nos bañábamos en la playa y por la tarde, hasta por la noche, jugábamos a las paletas.
Un día, fuimos al espigón de Fuengirola, donde había muchas personas pescando y mi padre vio un cangrejo.
A la vuelta de la playa nos paramos en la casa de mi tío, en la playa de Málaga; allí nos bañamos con él en la playa y en la piscina de su casa.
Después, cuando volvimos a Córdoba nos fuimos a dormir porque estábamos muy cansados del viaje.
El día de mi cumpleaños me lo pasé muy bien; me regalaron una bicicleta, ocho libros, cuarenta y dos euros y unos guantes de bicicleta.

Consideración personal
Me ha gustado mucho este verano porque me he divertido mucho, me ha gustado mucho la playa, los regalos, bañarme en la piscina...
Pero ya tenía muchas ganas de volver a clase con mis amigos, y me alegro mucho de volver a jugar con ellos.

Marcos Palacios Gallego 6º

Mis juegos

TRES EN RAYA
Jugadores:Dos.

Material necesario: Dos rotuladores y un papel o 6 fichas de dos colores y un tablero.

Descripción: Juego de mesa que consiste en dibujar en un papel un tablero de 3x3. Un jugador llevará los O y otro las X. Cada jugador dibuja en su turno una de sus piezas (O y X). Gana el jugador que consiga tener 3 de sus fichas en línea. El juego termina en empate cuando todas las casillas del tablero están ocupadas y ningunas de las fichas están en línea.220px-Tic_tac_toe.svg.png

Este juego también se puede jugar en un tablero y en vez de dibujarlas se cogen seis fichas, 3 de cada color, y se juega igualmente.


FÚTBOLCHAPAS
Jugadores: Dos o más.

Material necesario: 22 fichas (11 de cada equipo), dos porterías pequeñas, una canica (como balón) y señalizar un campo de fútbol pequeño.

Descripción: Primero cada jugador pone las fichas en su campo: portero, defensas, centrocampistas y delanteros. Se coge una moneda y se tira hacia arriba, a cara o cruz,c.jpeg para decidir quien empieza. El jugador que empieza puede chutar o pasarla. El contrario le puede quitar el balón cuando el otro no le de al balón con la chapa. Es falta cuando una chapa de un equipo le da a otra de otro equipo sin tocar antes el balón. Cuando un jugador meta un gol vuelve a sacar del centro el equipo al que le han marcado un gol. El que meta más goles gana el partido.



UN DÍA DE SENDERISMO
Érase una vez, un grupo de seis niños que iban paseando por el campo en una excursión que habían programado ellos. Aquellos niños se llamaban: Jorge, Juan, Luis, Javier, Antonio y yo, que soy Andrés. Salimos a las 18:30 horas.
Íbamos paseando por el camino hasta "Las Ermitas", cuando de pronto escuchamos un ruido: "Croooccccc". De repente nos dimos la vuelta, nada a la derecha, nada la izquierda; y entonces miramos hacia arriba. ¡Una piedra del tamaño de un zorro bajaba rodando por la montaña hacia nosotros! Justo a tiempo nos echamos a un lado. No nos hicimos daño, ¡vaya susto!
A las 20:11 llegamos a "Las Ermitas", pero cuando dimos una vuelta por todo lo que había allí volvimos a la puerta y el autobús que íbamos a coger ya había salido hacía cinco minutos. Tendríamos que volver andando y además estaba oscureciendo.
Comenzamos el camino de vuelta, y cuando estábamos a punto de llegar a final escuchamos algo como: "Crrroooooaccc". ¿Una rana por aquí? Parecía muy extraño, entonces miramos entre las plantas y descubrimos exactamente una rana. La cogimos y la llevamos a la policía y nos dijo que era un gran descubrimiento y que parecía que era un tipo de rana que sólo vive en Córdoba.
FIN
EL MAPA DEL TESORO

Era un día muy caluroso. Yo estaba con unos amigos en el campo de “Los Villares” en Córdoba. Estábamos jugando al fútbol, cuando de repente le di una patada muy fuerte al balón y salió disparado. Fui a buscarla, y estaba detrás de una roca. Cuando moví aquella roca y cogí la pelota vi una especie de manuscrito antiguo. Lo abrí y era... ¡El mapa de un tesoro! Corrí todo lo que pude para enseñárselo a mis amigos y ellos me dijeron a coro:
-¡Vamos en busca del tesoro!
Por detrás de aquel mapa ponía que el tesoro se encontraba por allí, pero que tendríamos que encontrar algunas pistas. La primera pista decía: “Bajo la roca de este mapa una pista encontraréis”. Entonces fui corriendo a la roca donde encontré el mapa, pero no había nada. De repente, vi una roca dibujada en el mapa junto a un árbol que estaba totalmente pelado. Miré por los alrededores, pero no encontré nada, hasta que de repente me pareció ver una cueva. Le pregunté a mis amigos si mirábamos allí dentro y asintieron con la cabeza. Allí dentro encontramos aquel árbol con la roca, y un papel que decía: “Tras esta nota hay una pista”. Miramos atrás y había una hoja de un olivo. Corrimos al olivo más próximo y encontramos la última pista: “Tendréis que dirigiros cincuenta pasos a la derecha, dos a la izquierda y siete adelante”. Seguimos aquella pista al pie de la letra y llegamos hasta una mesa donde estaban nuestros padres con un montón de comida, helados y una gran tarta. ¡Aquel mapa era un juego que habían preparado nuestros padres!

FIN

BIOGRAFÍA DE MI ABUELA
Mi abuela nació en Santa Pola (Alicante), el día 2 de junio de 1943. Se marchó a vivir a Madrid desde los 9 hasta los 12 años; y después llegó a Córdoba, donde vive desde los 12 años, en el año 1955. Estudió en Santa Pola (su maestra se llamaba Dª Antoñita, que también fue la profesora de su padre, a la que le tuvo mucho cariño), y después en Córdoba, donde estudió el bachillerato, en el colegio “La Milagrosa”. Allí también estudió en la Escuela Oficial de Idiomas de Córdoba, Inglés y Francés. En Madrid no estudió, porque en esa época no era obligatorio estudiar para las mujeres. Tiene cuatro hijos, dos hombres y dos mujeres (una de ellas es mi madre); y cinco nietos, dos niñas y tres niños (uno de ellos soy yo). Algunas de sus aficiones son la costura y leer novelas históricas y novelas negras. También le gustan los programas de concursos o culturales de la televisión.





IMAGINO MI FUTURO
Cuando termine el colegio iré al Instituto “El Tablero”.
Dentro de tres años, estaré terminando el instituto. Podría sacar notas muy altas para poder tener un buen trabajo. Haría muchos amigos, con los que podría pasear, ir al cine... Estudiaría ciencias naturales, porque me gustan mucho; literatura, porque me encanta escribir, o incluso matemáticas, que me gusta mucho la geometría, dividir, multiplicar, etc.
También podría estudiar la carrera de informática o alguna relacionada con el deporte, pero otros trabajos, como científico o periodista, también me vendrían bien.
Si llego a tener algún trabajo de estos, con el dinero que gane, podré comprarme una casa. Me gustaría viajar a otros países como Francia, Portugal, Italia o Alemania. Viviría con mi familia o con otros amigos cuando me vaya de viaje. Pienso que si me esfuerzo mucho en estudiar, puedo cumplir mis sueños y formar una familia con la que pueda convivir.




TOMA DE DECISIONES

Me han invitado a dos cumpleaños: al del chico más popular de la clase y al cumpleaños de mi amigo del barrio al que veo habitualmente. Tengo que decidir a cuál voy a ir y por qué he tomado esa decisión.


La de Ir al cumpleaños de tu amigo del barrio. Porque es una persona que conozco de siempre, que la veo todos los días, jugamos juntos y tengo confianza en él.
Yo casi no conozco al chico más popular de la clase; él no se junta conmigo y no jugamos juntos. Creo que es mejor ir al cumpleaños de mi amigo del barrio que al del chico más popular de la clase, aunque tenga problemas en clase, pero demuestro a mi amigo que le aprecio de verdad.