Mi verano


En casa de mi tita Pili, en el cumpleaños de mi primo en la piscina, llevaron una pelota gigante de esas que la gente se mete dentro muy divertida; pero hubo un gran susto: la hermana de un amigo de mi primo, como no sabía nadar, se cayó al agua y casi se ahoga.
En la ciudad de los niños/as, en el cumpleaños de mi prima Miriam, había unas sillas giratorias; mi primo me dio muchas vueltas me mareé y ¡casi vomito!
Otro día, en la parcela de mi tioabuelo Pepe, en los alrededores había un arroyo; mi hermano, mi hermana y yo nos bañamos, a mí se me cayeron las zapatillas al agua y tuve que irme descalzo.
Consideración personal:
Ha sido muy divertido aunque me llevé un gran susto.